Doble Cruce de los Andes en bicicleta y de yapa camino 7 Lagos

Organizar un viaje de esta envergadura demanda tiempo e investigación. Más allá de las preferencias personales, existen consideraciones técnicas esenciales que deben ser tomadas en cuenta para hacer un cruce de los Andes en bicicleta.

Te voy a decir dónde la cagué en el Doble Cruce de los Andes y camino 7 Lagos en bici, así te ahorras el sufrimiento

Aunque ya se sabe que no es lo mismo aprender la lección en carne propia que si te lo cuentan. Pero al menos para que tengas la chance de cometer otros errores.
Al principio son muchos nombres. Muchas dudas. Si es tu caso sentite libre de escribir tus dudas en los comentarios al final del artículo.

Lago Villa Trafull, una de las paradas del cruce de los Andes en bicicleta

¿Cómo planificar la ruta del Cruces de los Andes en bicicleta?

Viajar en bici con peso

Si nunca viajaste en bicicleta con peso, es una diferencia. La bici se siente distinta. El más mínimo movimiento ya repercute diferente al llevar lastre. Con lo cual es super importante maniobrar con cuidado.
Además si llevan alforjas no ocupamos lo mismo. En rutas donde no haya banquina esto es un tema no menor a tener en cuenta.
En el caso de llevar carrito , tambien es diferente. Hay que tener cuidado porque pasa lo mismo que con los camiones con acoplado.

¿Cómo me entreno para un hacer un cruce de los Andes en bicicleta?

Lamentablemente para quienes vivimos en Buenos Aires, por más buen estado que tengamos eso no nos hace estar listos para un viaje como el de un cruce de los Andes.

Así que conviene entrenar específicamente para ello.

Por más maratonista que uno pueda ser, en la bici y más en montaña juegan un rol principal otros músculos. Así que cuánto más específico sea el entrenamiento, mejor.

Las subidas

Hacer salidas para ir a hacer subidas es una buena opcion de entrenamiento pero ni ahí que se asemeja a la realidad. Cuando llegas al cruce cualquier subida hace que la viborita o la más heavys de las subidas de Buenos Aires parezcan llano. Así y todo te va a ayudar a estar física y mentalmente más preparado.

Y hay que tener en cuenta que lo que manda es la cabeza.

Lo que no hay que hacer es apabullarse por la subida. La actitud cambia todo. Si ya de entrada encaramos la subida con la idea de que no vamos a poder.
Y… Lo más probable es que no podamos.

Además lo he comprobado varias veces cuando uno se empieza a bajar en las subidas ya hace todas las subidas abajo de la bici y no se sube más.
En cambio si encaras la subida con convicción, mirando el piso o la rueda y no el final de la subida pensando en el paso a paso y no le das cabida a los pensamientos de que no podes. Cuando te querés dar cuenta ya estás arriba de todo. Y entonces la siguiente ya la encaras con la convicción de que podés. Y así gira la rueda y cuando viste que esa subida que parecía imposible la hiciste, y ala siguiente la encaras con la convicción de que podés. Y la siguiente subida y la siguiente subida.
Por eso, ante todo optimismo y a ponerle garra.

¿Cuántos kilómetros por día se pueden hacer en bici de montaña?

Eso es muy relativo. Somos todos distintos y tenemos un entrenamiento diferente y todos buscamos cosas distintas. Así que no te puedo tirar un número mágico.

Lo que sí te puedo decir es que no pretendas hacer el mismo kilometraje que haces en llano. Ni siquiera si haces rurales. Porque el terreno es muy distinto.

Yo lo que hice fue armar el recorrido del doble cruce de los Andes en bicicleta, en base a lo que queríamos recorrer.
Después dividimos el total de kms. en base a los días que teníamos. Esto es como para tener una referencia.

A nosotras nos daba unos 40 kms por día. Si bien en Buenos Aires esto es un vueltita al perro. Por otros viajes que había hecho ya sabía que era un kilometraje que no era ni muy poco, ni algo imposible. En base a eso después fui armando las paradas. Obviamente que no con la idea de hacer noche cada 40 kms, pero sí con una referencia a tener en cuenta para no armar jornadas de pedaleo imposibles. Nos quedaban un par de días libres que la idea era tenerlos de backup ya sea para descansar o por si llega a llover , o compensar si algun días no pudimos hacer el total de lo estipulado.
Así y todo después la verdad de la milanesa está allá en la ruta, porque hay un montón de factores que afectan y que es difícil tener en cuenta.

¿Que otro factor tener en cuenta para un cruce de los Andes en bicicleta?

Viento en contra.

Sobre todo en gran parte de Patagonia es muy frecuente el viento.

Y… Déjenme decirles que no sé si es que sabe que somos porteños o qué. Pero la mayoría de las veces está en contra.

Una regla bastante tenerla a tener en cuenta

El viento baja de la cordillera. Así, que si estamos yendo hacia Chile es muy probable que lo tengamos en contra y si bajamos de la Cordillera hacia el Atlántico, es muy probable que lo tengamos a favor. Eso sí, puede fallar, cómo dijo Tusan. Cómo nos pasó en la ruta del Carbón, que los dos primeros días tuvimos viento a favor y el último día viento en contra por más que estuviéramos rumbo a Río Gallegos.
Pero también te puede pasar como me pasó en la travesía por la vida que salimos con viento en contra (80km/h) y a Dios gracias que estábamos en un pelotón de gente que pedalea todo el tiempo en Patagonia. Porque eso hizo la diferencia meterse en medio del pelotón e ir a rueda , sino no creo que lo hubiéramos podido hacer.
Pero les juro que si bien la mayoría de las veces el viento está en contra es sólo por dos motivos:
1. Para que el día que lo tengamos. Favor lo valoremos más.
2. Porque es el mejor entrenador que van a encontrar.
Así que ya saben a no rezongar del viento y a dejar volar los rulos.

Rulos al viento pero con cuidado por favor!

Si no estamos muy acostumbrados al viento, es necesario ir con precaución. En algunas zonas puede ser muy fuerte y al estar rodando desestabilizarnos, sobre todo si vamos con peso. Así que por favor con precaución.

Generalmente estamos acostumbrados a diferenciar únicamente entre ripio y asfalto. Y la verdad que sobre todo en lo que es ripio, haya mucha diferencia de terrenos. De hecho nos pasó que en un mismo tramo el suelo fuera muy distinto. Por ahí arrancaba con tierra apisonada pero la rato se convertirá en tierra sembrada de cascotes y más tarde ripio de piedra finita.

Mapa del Cruce de los Andes en bicicleta